Sports San Nicolás

Polideportivo

ESPECIAL - Dolor y sentido recuerdo de los atletas nicoleños por JOSE OSCAR -COCO- ESPERON

Jose Oscar “Coco” Esperon falleció hace pocos días, a los 68 años, dejando un enorme afecto y un gran recuerdo entre los atletas nicoleños. Uno de ellos, Crisitna Rubiola, nos envió unas líneas que, con mucho gusto publicamos en esta nota.- 

 

 

Cristian Rubiola nos dice lo siguiente:

“COCO ESPERON: Se nos fue un amigo, un corredor, un isleño. El de tener siempre una sonrisa, cuando te saludaba. Te acompañaba en las carreras, siempre alentándote; el corria por el simple gusto de acompañar y ser parte del mundo del atletismo; sin pensar en una victoria ni reconocimientos. Siempre se lo veía en la costanera, entrenando y con mucho humor. No me olvido cuando hacia piruetas para divertirnos, mientras entrenaba. Vivia a orilllas del arroyo Yaguaron, en su rancho, en pleno paseo del Parque Aguiar, a metros del famoso remanso. Cuando nosotros, los corredores, pasábamos por el lugar, un simple ademán, saludando e invitando para que cruzaramos a tomar mate con torta fritas. El era un verdadero gaucho de la isla; un “Robinson Crusoe". Obviamente, sabía todo lo que hay que saber sobre pesca, caza, navegar en el rio, convivir con las aves. En fin, un hombre de la naturaleza. Y un amigo que no olvidaremos. Realmente, feliz de haberlo conocido y ser su amigo. Y la tristeza de no tenerlo mas con nosotros. Aunque su sonrisa y amistad nos acompañará siempre”.-

 

N.R: Se nos fue un verdadero personaje de nuestra comunidad. Hombre de la naturaleza, islero de alma, atleta por amistad y por vivir libre, disfrutando la vida en forma sencilla y rodeado del amor de su familia y del afecto de innumerables amigos.-

Jose Oscar -Coco- Esperon fue un verdadero personaje nicoleño y en el mundo del atletismo todo lo hizo por amor al deporte y no por reconocimiento.  De jovencito jugaba al futbol, siempre en el barrio, con los amigos de toda la vida. Vivia en Alberdi (entre Echeverria y Obligado). Su otra pasion fue la isla. Tenia su rancho y ahi era muy feliz. Aunque tambien fue familiero, amado por sus hijos y nietos. Pasó por lo duro de una intervencion quirúrgica, a raiz de un cancer de estomago. Y allí comenzó a correr, acompañando y distrutando la amistad con los atletas nicoleños. Uno de ellos lo inscribió en los 10K Ternium y desde allí, siempre quiso participar en las carreras callejeras de nuestra ciudad. Fue un hombre que se destacó por ser amigo y servicial. Un personaje muy querido, orgullo de sus hijos y nietos.-