Sports San Nicolás

Fútbol

FALLECIO DIEGO DE LUELMO- Uno de los grandes del futbol de Villa Ramallo y la Liga Nicoleña

Hace algunas horas, nos dejó para siempre DIEGO DE LUELMO, un verdadero “crack” del futbol de Villa Ramallo y de la Liga Nicoleña. Varias veces campeon con Defensores de Belgrano y otras tantas, máximo goleador de los torneos oficiales. Dueño de una zurda mágica y talento puro, del mejor que pisó las canchas de toda la región. Nuestra condolencias y abrazo a su familia, amigos y allegados.-

Brilló tanto como necesitaba el "granate" en sus tardes gloriosas y de conquistas. De Luelmo siempre fue un abanderado del gol y del juego elegante y talentoso. Un verdadero "crack". Y asi se lo recordará siempre. Como se merece un grande del futbol lugareño.-

 

Algunas de las alineaciones campeonas en las que fue titular Diego De Luelmo, brillando cada domingo, fueron estas:

1978: Daniele, Julio César Mazon, Lombai o Benedetti; Storti, Silvio Ortiz; Agotegaray, Juan Manuel Mazón, Del Luelmo;   Ortega, “Kiko” Chávez y Cejas. DT.Miguel Penessi.-

1979: Daniele o Malchiodi; Julio Mazón, Benedetti, Storti, Oertiz; Agotegaray, Juan  Mazón, José Cejas; Gutiérrez, Chávez e Inurritegui. DT. Norberto Beobide.-

1980: Malchiodi; Julio Mazón, Melotta, Storti, Ortiz; Gutiérrez, Juan Mazón, De Luelmo; Tolini, Asprelli e Inurritegui. DT. Norberto beobide.-

1983 (PLANTEL): Moltrasio, Melotta, Benedetti, Storti, Gaia, Alejandro Agotegaray, Gortari, De Luelmo, Ariel Olego, Nani Gutierrez, Sergio Olego, Inurritegui, Malchioldi, Cariboni Ariel Gatti, Walter Martínez, Videla y Marino.dt: NERBERTO Beobide.-

 

NOTA PUBLICADA POR LUIS SANSALONE

(DIARIO EL NORTE – AÑO 1981)

DIEGO DE LUELMO

Confianza en el Talento (Por Luis Sansalone)

Quizá siempre será un jugador discutido. Fundamentalmente, porque no es jugador de lucha, ni de “dosificar" los noventa minutos. Porque "aparece y desaparece" de los partidos. Y porque, a veces "engolosina" la zurda hasta el capricho. Haciendo un balance de las opiniones, podría aceptarse un porcentaje de esos conceptos. Pero quién se anima a discutir la calidad de Diego De Luelmo. Y lo que es más, quién se anima a dudar de la ductilidad que posee el volante izquierdo defensorista para llegar a la red.-

Basta con observar la escala de los artilleros, donde figura su marca con 13 goles en 13 fechas. Aunque esto no es casualidad, ni "golondrina de un solo verano". Por cuanto la capacidad goleadora de Diego De Luelmo ha establecido una rutina a lo largo de todas las temporadas, desde que debutara en Primera División en el año 1975.-

Esa rutina en la tabla de goleadores le ha permitido luchar siempre por estar entre los máximos "rompe redes”' del fútbol nicoleño. La discontinuidad que caracteriza al rubio jugador "granate" no empalidece sus momentos brillantes, allí donde aparece el jugador talentoso, capaz de meter un "sablazo" hacia el gol, como de colocar envíos matemáticos para el ingreso de sus compañeros de ataque.-

Hay tardes en que su fútbol despliega luces por doquier. Y goles. Esos goles que encadenan su indiscutible vigencia como jugador importante. A pesar de que se le encuentren intermitencias y bajones pronunciados.

A pesar de las actuaciones en que se "enchufa", como lo señalan sus seguidores.-

Diego De Luelmo maneja con endiablada sabiduría su pierna izquierda y con ella es capaz de "inventar" la jugada clave que se traducirá en gol. Aunque muchas veces esa zurda se "engolosina" y pierde trascendencia. Pero esa misma zurda, en cualquier momento, se convertirá en arma mortífera y sacudirá la red. Como ha sucedido en estas 13 fechas.-

Aún cuando algunos de esos goles fueron de cabeza. Diego De Luelmo comenzó su trayectoria en Primera División como centrodelantero neto, a pesar de su zurda. Más tarde, se fue retrasando hasta convertirse en volante (incluso jugó de puntero izquierdo), pero nunca abandonó su ambición de gol. Y ahora entra con más panorama, llegando a ser uno de los pocos jugadores de nuestro medio que intenta "tirar" la pared a gran velocidad y a veces sorprende.  Diego respira los aires dulces de los buenos momentos, pero más que eso, mantiene una convicción. Confiar plenamente en el talento y la picardía, bases primordiales de una zurda que le ha dado el privilegio de ser el máximo goleador y uno de los volantes más lúcidos del futbol nicoleño.-